SeguroDe.com

Seguro de hogar, ¿qué incluye?

Blog
  • SeguroDe
  • 0

Una gran parte de los españoles emplean la mayoría de sus ahorros para adquirir una vivienda y, ya que el desembolso es elevado y supone un gran sacrificio disponer de un hogar, buscan asegurarla y protegerla adecuadamente.

Partiendo de la base de que el seguro de hogar no es obligatorio (salvo que esté vinculado a una hipoteca) lo más sensato es tener uno que cubra cualquier imprevisto que pueda ocurrir dentro o fuera de la vivienda.

Toda persona que sea propietario de una vivienda y viva en ella o esté destinada a alquilarla, tiene que asegurar el continente en ambos casos, y el contenido en caso de que tenga cosas que sean suyas tanto en la vivienda alquilada como en su residencia habitual, segunda residencia o de vacaciones. Pero, ¿qué es el continente y el contenido?

Continente

Cuando hablamos de asegurar el continente de una vivienda, estamos hablando de asegurar la estructura de la vivienda y los elementos de construcción.

Es decir, consideramos continente a los cimientos, suelos, muros y paredes, techos y cubiertas, puertas, ventanas y persianas, instalaciones de seguridad, instalaciones de agua y sanitarios, instalaciones eléctricas.

Para saber el valor que tiene el continente de una vivienda, es costumbre que se tome como referencia los metros cuadrados de la vivienda y se multiplique por el valor en € del metro cuadrado (aproximadamente entre 800€ y 1.000€). Por ejemplo, para un piso de 120 metros cuadrados y estableciendo 900€ el metro cuadrado, el valor de continente de esa vivienda, sería 120 x 900 = 108.000€.

Contenido

Sin embargo, cuando hablamos de asegurar el contenido de una vivienda, nos estamos refiriendo a asegurar todos los bienes que se encuentran dentro de la vivienda.

Es decir, se considera contenido a los muebles, electrodomésticos, aparatos electrónicos, efectos personales, ropa y comida.

Para saber el valor de contenido de una vivienda, tendríamos que hacer una lista con todos los bienes y darle un valor estimado. La suma de esto, nos daría el valor de contenido, aunque también se suele poner como valor el 25% del valor del continente. En el caso anterior que el continente eran 108.000€, podríamos establecer un contenido aproximado de 27.000€.

Para recordar de manera visual, la diferencia entre continente y contenido, si hipotéticamente diéramos la vuelta a nuestra vivienda, todo aquello que permaneciera inmóvil, sería el continente; y todo aquello que se moviera de su sitio, sería el contenido.

 

¿Qué coberturas deberían estar incluidas en tu seguro del hogar?

Cada compañía tiene distintos productos de seguros de hogar, más o menos completos, pero te indicamos las coberturas que tienen que estar incluidas y no pueden faltar en ningún seguro de hogar:

Incendio: cubre los daños a la vivienda y a los bienes a consecuencia de un fuego. A su vez, también cubre los daños por una explosión, humo, caída de un rayo…

Daños por agua: se cubren los daños ocasionados por escapes de agua, desbordamientos o filtraciones, así como los daños que ocasionamos a un vecino.

Cristales y espejos: aquí están cubiertos tanto los cristales de una puerta o ventana, como los que pertenecen al mobiliario. Suelen estar incluidos también mármoles, loza sanitaria y placas vitrocerámicas.

Daños eléctricos: se cubren las instalaciones y aparatos eléctricos de nuestra vivienda.

Robo y hurto: en caso de robo en la vivienda, se indemnizará el valor de los objetos sustraídos y en la mayoría de los casos, los daños causados durante el mismo. También se suele trasladar esta misma cobertura cuando se produce un robo fuera de la vivienda.

Restauración estética: se repara la parte afectada en un siniestro que afecta a la armonía estética. Por ejemplo, cuando hay una fuga en el baño y tienen que quitar azulejos.

Responsabilidad civil: cubre los daños que, en el ámbito familiar y privado, ocasionamos a una tercera persona, ya sea un vecino o un viandante que pasa por la calle.

Protección jurídica: mediante la asignación de un abogado, se garantiza la protección de los intereses del asegurado frente a un tercero (problemas con la comunidad, inquilinos, etc.).

Asistencia hogar: se facilita profesionales cualificados, los cuales atenderán los servicios que se necesiten en cada caso (fontaneros, albañiles, electricistas, pintores, etc.).

 Para finalizar, cabe mencionar que estas coberturas básicas comunes en la mayoría de los seguros de hogar se pueden ampliar y combinar con un sinfín de coberturas que se adecuen a las necesidades de cada persona y vivienda; como servicio de bricolaje, asistencia informática, gastos sanitarios en el extranjero, desinfección de plagas, alimentos refrigerados estropeados, asistencia familiar, tarjetas de crédito y compras, arreglo de pantalla del móvil, etc.

¡No lo dudes y contrata tu seguro de hogar con nosotros, al mejor precio y con todas las coberturas!

Infórmate en nuestra web segurode.com