Seguros para autocaravanas por días, la mejor inversión para este verano

6 Agosto, 2018

Uno de los planes más atractivos de cara al verano pasa por echarse a la carretera a bordo de una autocaravana, una vivienda móvil que ofrece a sus propietarios la posibilidad de viajar con gran parte de las facilidades y comodidades de un hogar y con toda la flexibilidad que supone no tener que depender de cualquier otro modo de alojamiento o transporte. Ahora bien, antes de inclinarse por esta opción, usted debe tener presente, además de ciertas restricciones legales relacionadas con su uso, que, como todo vehículo, estas “casas rodantes” deben pasar la ITV, pagar el impuesto de circulación y contratar seguros de autocaravanas que al menos debe incluir la responsabilidad civil frente a terceros.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de contratar seguros de autocaravanas?

A partir de la prescripción obligatoria, las coberturas de los seguros de autocaravanas pueden variar en función del número de supuestos que contemplen, relacionados, a su vez, con el uso que pretendamos darle. Así, algunas incidencias previstas tienen que ver con incendios, daños causados por fenómenos meteorológicos, robos, asistencia en carretera, teniendo en cuenta, claro, que cuanta más amplia sea la cobertura mayor será el precio a abonar por la prima.

Ventajas de los seguros de autocaravanas por días

La mayor parte de compañías, conocedoras de la estacionalidad que define habitualmente el uso de estos vehículos, han empezado a ofertar seguros de autocaravanas por días, una fórmula que hemos importado de otros países de Europa con más tradición “caravanera” y que puede resultarle interesante a más de un usuario.

Lógicamente, este tipo de pólizas implican un ahorro, pues su precio va a ser proporcional al tiempo de contratación fijándose la cantidad definitiva en función del número de días contratados, siendo más barato el precio unitario cuanto mayor sea el tiempo previsto. A priori, no tendría sentido estar pagando un seguro para autocaravanas anual si el uso se va a limitar a una quincena en verano o a al día puntual en el que el vehículo debe pasar la inspección. Además, otra de las ventajas que acompaña a este tipo de productos, es la inmediatez en su contratación y puesta en vigor, pues además de poder ser contratados en cualquier momento, casi de un modo instantáneo a través de los soportes habituales –incluido internet–, lo esencial es que va a poder disponer de ella inmediatamente para poder circular con la tranquilidad que otorga el tener todos los documentos en regla.

Seguros de autocaravanas por días: coberturas

En cuanto a las coberturas, salvo que una determinada compañía pueda establecer determinados límites o fijar una serie de excepciones (que también podrían afectar a un posible interés en una ampliación del tiempo de cobertura), lo habitual es que se pongan a su disposición todas las posibilidades de una póliza anual.

Lo más común es que los seguros de autocaravanas se limiten a cubrir aspectos más urgentes, del tipo de la responsabilidad civil obligatoria, la asistencia sanitaria, la asistencia en carretera y, también, los accidentes del conductor. En cualquier caso, lo habitual es que esta negociación se dé de modo bilateral entre el cliente y la compañía (o un corredor), siempre partiendo de los intereses particulares y del uso concreto que tenga previsto el usuario dar a su vivienda móvil.

Conviene recordar que siempre es útil servirse de los comparadores de seguros, contactar con más de una compañía y recabar las opiniones de usuarios que hayan probado anteriormente la fórmula, pues a través de su experiencia podrán conocer la extensión efectiva de las coberturas, el trato con el cliente u otras cuestiones de tipo práctico que puedan determinar la toma de decisiones final.

Lo que es evidente es que los seguros de autocaravanas por días son una inversión (y un ahorro) perfecta de cara a este verano, en la medida en que les permitirán viajar con todas las garantías y cumpliendo a la perfección la normativa mientras se ahorran la necesidad de tener que abonar anualmente una póliza que solo tiene sentido durante esa semana, esa quincena o ese mes en el que, efectivamente, se echan a la carretera con la casa a cuestas dispuestos a viajar con la flexibilidad que concede este tipo de vehículo.