Uso y Conservación de Neumáticos. Claves de Seguridad en Invierno

2 diciembre, 2016

Los neumáticos son el único punto de contacto entre un vehículo y el suelo. De hecho, la superficie del neumático que realmente toca el suelo en cada instante es más pequeña que un folio. Por lo tanto, la condición de los neumáticos de nuestro vehículo debe ser excelente para garantizar su correcto funcionamiento y, sobre todo, la seguridad de los que viajamos en él.

Desde SeguroDe.com, te detallamos los principales aspectos que debemos de tener en cuenta para el cuidado de nuestros neumáticos en esta época del año

Si los cuidados a prestar a los neumáticos son importantes durante todo el año, adquieren mayor importancia en la temporada de invierno.

¿Qué aspectos debemos cuidar especialmente en esta época del año?

  1. Dibujo del neumático. El dibujo debe conservarse de forma homogénea a lo largo de toda la goma. Un desgaste irregular puede generar problemas de frenada y de agarre en condiciones meteorológicas adversas. Además, puede evidenciar problemas de alienado de la dirección o del sistema de amortiguación. El dibujo debe presentar una profundidad suficiente. Recordemos que son los canales del neumático los que permitirán evacuar el agua que encontremos en la calzada. Si los canales no cuentan con el espacio suficiente, el agua separará nuestros neumáticos de la carretera, produciendo el temido y peligroso efecto de aquaplanning. Esto hará que el vehículo se deslice sin control y sin agarre.
  1. Presión del neumático. Si el dibujo es importante, la presión interna no lo es menos. Cada vehículo requiere una presión diferente para conseguir un funcionamiento idóneo de sus neumáticos. Un defecto o exceso en la presión puede generar un desgaste acelerado, un incremento en la distancia de frenado, o una disminución del agarre. La presión debe revisarse antes de cada desplazamiento interurbano. En invierno, la presión adquiere mayor importancia por la existencia de peores condiciones meteorológicas. Ojo, la presión debe comprobarse con el neumático en frío.
  1. Existe la posibilidad de montar neumáticos específicos de invierno. Estos neumáticos están especialmente recomendados para temperaturas inferiores a 7ºC. Su dibujo y la composición de su material conservan mejor elasticidad a bajas temperaturas, garantizando un mejor agarre con agua, nieve o hielo. El recomendable, cuando se monten, que se equipe al vehículo con todos los neumáticos de invierno. La combinación de neumáticos de invierno y de uso general puede dar lugar a diferencias de agarre que compliquen la conducción.
  1. La conducción en invierno debe adaptarse a las condiciones del entorno. Es recomendable emplear un ritmo suave tanto en la aceleración, como en la frenada. El evitar cambios bruscos ayudará a evitar bloqueos en las ruedas, con los consiguientes patinajes. El uso del freno debe ser especialmente cuidadoso, haciendo uso de la reducción de marchas y de las frenadas cortas e intermitentes para reducir la distancia de frenado.

En definitiva, el cuidado de los neumáticos será tan importante como su correcto uso. Para una perfecta conservación de los mismos, recomendamos acudir a un servicio de taller especialista en neumáticos que pueda ofrecernos todas las garantías de una revisión completa.