Cuidados básicos de una caravana: con la casa a cuestas

6 marzo, 2014

“Con la casa a cuestas”, es lo que diríamos si nos vamos de viaje con nuestra caravana.

Cada vez es mayor el número de personas que tienen un vehículo de esta categoría. Esto no nos debe resultar extraño al analizar todas las ventajas que nos proporciona esta forma de disfrutar un fin de semana, unas vacaciones en camping o en espacios habilitados que hoy día, va en incremento.

Pero, llevando toda la casa encima, ¿sabemos a los riesgos a los que nos exponemos y los cuidados básicos de una caravana?

En primer lugar y más importante, debemos conocer el permiso de conducir que tenemos, ya que el permiso tipo B nos permite llevar vehículos de hasta 3.500kg. Si sumamos el peso de la caravana mas el del vehículo, obtendremos el peso total de la agrupación que llevamos, y si se superan los 3.500kg podemos vernos sancionados y perderíamos la cobertura del seguro. ¿lo sabías?

Y no solo es eso, aunque los conductores de estas agrupaciones son conscientes de sus responsabilidades, no siempre llega a ser suficiente, y que mejor que tener algunas pautas básicas sobre cómo conducir y mantener nuestra caravana, de la mano de M3caravaning

Y teniendo en cuenta todo esto, ¿está dispuesto a circular con ella sin un seguro que le cubra de todos los imprevistos que le puedan suceder?

El seguro para este tipo de remolques, por muy ligero que sea es obligatorio, y deben pasar una revisión técnica y que autorice su circulación por las carreteras.

Existen varias compañías de seguros de caravanas que nos ofrecen comparaciones de las diferentes contingencias sobre las que podemos protegernos, entre las que se encuentran principalmente:

– Diferentes daños provocados a la caravana y de los bienes que tenemos dentro de ella, tal y como incendio, explosión, ondas sónicas, caída de rayo, vandalismo, choque o impacto de vehículos terrestres, fenómenos atmosféricos (lluvia, viento, pedrisco o nieve) y aguas desbordadas.
– Gastos derivados de las incidentes anteriores: Extinción, salvamento de bienes, desescombro…
– Robo por la sustracción de los bienes asegurados.
– Roturas de cristales: Gastos de reposición, transporte y colocación.
Y también los daños provocados a terceros por la caravana en reposo principalmente, ya sea por dejarla en lugares habilitados o no habilitados:

  • Responsabilidad civil
  • Constitución de fianzas judiciales.
  • Reclamación de daños

 

Entre otras muchas de las que podemos protegernos, pero sabiendo que llevamos prácticamente la casa encima, ¿a que esperas para buscar un buen seguro de caravana y contratarlo?

 

Gracias a Galiana Street por esta preciosa fotografía.