¿Cuánto cuesta un seguro de oficina y despacho?

26 octubre, 2015

Siempre es complicado montar una oficina, son muchas cosas las que hay que tener en cuenta y no siempre se tiene en cuenta el hecho de que una oficina o un despacho también necesitan tener un seguro.

Hoy vamos a hablar de la importancia que tienen los seguros de oficina y/o despachos en nuestros negocios, analizando las coberturas que existen en el mercado y las exclusiones típicas que debemos saber, que muchas veces por desconocimiento, no las conocemos y tenemos que responder frente a ellas.

¿Quién debe contratar un seguro de oficina?

Las personas que deben de tener en cuenta la contratación de un seguro barato de oficina son los propios titulares de despachos y/o oficinas ya sean profesionales o no, con actividades de servicios desarrollados en una oficina.

El objetivo principal en este tipo de seguros es proteger tu negocio, es decir, tu patrimonio, ante cualquier evento que pueda originarse.

Coberturas de una póliza de seguro de oficina

En una póliza básica, la coberturas que nos incluyen, son:

  • Incendios, caídas de rayos, explosiones
  • Daños causados por el agua, viento, lluvia y humo
  • Impacto de vehículos
  • Rotura de lunas, mercancías en tránsito
  • Asistencia 24 horas: Cerrajeros, fontaneros, albañiles…. etc

Pero dependerá del tipo de negocio que tengas y quieras asegurar, ya que lo ideal es hacer la póliza a medida para tus necesidades.

¿Cuánto nos puede costar un seguro de oficina y/o despacho?

Este tipo de seguros son muy diversos, ya que dependen de muchos factores que ahora iremos detallando. Lo más importante es establecer un seguro a medida de nuestras necesidades, especificando todo tipo de detalles para poder así tener una póliza que se ajuste a lo que realmente necesitamos.

Lo primero que debemos de hacer es un análisis de nuestro negocio, con una recogida de datos, que nos ayuden a tener toda la información para así poder buscar el seguro que más nos convenga.

Para comenzar, hay que establecer los datos básicos, como son:

  • Actividad de la empresa
  • Año de Construcción dónde esté nuestro negocio
  • Si el sitio de trabajo es una oficina de alquiler o en propiedad
  • La altura que tiene, es decir, si es planta baja, entreplanta, un piso…
  • Los metros cuadrados que tiene
  • Si hay o no escaparate

Una vez que tenemos la primera toma de datos necesaria, hay que profundizar más en el interior de nuestro negocio, de manera que podamos hacer un cálculo de los bienes que tenemos en nuestro negocio. Es fundamental conocer los siguientes datos:

  • Capital Continente: Cantidad en Euros. No es fácil calcular este importe y te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros para que te podamos ayudar y asesorar, ya que en este importe se incluye el valor  del conjunto de nuestra parte física de la oficina, como son los techos, paredes, suelos… etc y la parte de instalaciones fijas como puede ser la calefacción, agua, gas… etc. Existen fórmulas que ayudan a dicho cálculo en función de los metros cuadrados, zona y población (como principales factores)
  • Valor Mercancías: De lo que disponemos
  • Responsabilidad Civil: Podemos incluirla o no, es algo opcional, pero si recomendado en nuestra opinión para estar seguros de cualquier riesgo que puedan producirse nuestros clientes en nuestras instalaciones.
  • Maquinaria/Mobiliario
  • Equipos Informáticos

Es muy importante que valoremos de manera real el valor de nuestros bienes. Muchas veces, esto se hace para reducir la prima anual, pero a la larga, puede ser un gran problema en cuánto a las indemnizaciones que se reciben de un siniestro que se pueda producir.

En un segundo paso, es importante detallar las medidas de seguridad para que puedan ser valorada en nuestro seguro:

Puertas: Detalle de como son
Alarma: Si el centro de trabajo tiene o no alarma contratada
Vigilancia: Si hay vigilancia o no, si es durante las 24 horas del día o solo una parte… etc.

Con toda esta información conseguimos tener un conocimiento real de tu negocio, de manera que así podamos ofrecerte un seguro a medida de tus necesidades.

¿Qué coberturas pueden quedar excluidas de la póliza básica?

Para finalizar este artículo, es importante conocer las exclusiones típicas que hay en este tipo de seguros, si bien dependerán mucho de la compañía con la que trabajemos, pero hay muchas comunes en todas ellas que queremos que conozcas.

Hay que tener bien claro que los seguros de despachos y/o oficinas son seguros que cubren daños producidos, no son seguros de “mantenimiento” que hagan que se pueda reemplazar averías que se produzcan. Esto provoca un desconcierto muchas veces en los usuarios, pero no porque se te rompa una silla de tu oficina, tu seguro de oficina te la va a reemplazar por una nueva. Otra cosa es que esa rotura de una silla se produzca por un robo por ejemplo, que en ese caso, los desperfectos causados, si los cubriría este tipo de pólizas. Saber diferencias estas dos partes es fundamental en estos seguros.

Las exclusiones típicas suelen ser:

  • Averías
  • Operaciones de mantenimiento: Sustitución de bombillas, reparaciones…
  • Pintadas exteriores a consecuencia de actos de vandalismo
  • Responsabilidad Civil: En muchos casos no se incluye en la propuesta básica
  • Reposición de archivos y ordenadores
  • Indemnizaciones por paralización de la actividad

La mayoría de todas estas exclusiones, se pueden contratar a mayores en nuestra póliza básica.

En SeguroDe.com te ayudamos a que encuentres tu seguro barato de oficina y/o despacho y te asesoramos en todo lo que necesites, buscando optimizar tu póliza para que pagues por lo que realmente tienes. Ponte en contacto con nosotros en nuestra Web o bien a través de nuestro teléfono de atención al cliente – 912 061 084 – y te atenderemos sin ningún tipo de compromiso.