Seguros de vida: todo lo que debes saber

4 Marzo, 2014

¿Aún no tienes un seguro de vida? ¿Sabías que son los productos aseguradores más vendidos después de los seguros de automóviles?

Podemos contar con ellos para garantizar una indemnización de su familia tras su fallecimiento o tras sufrir algún accidente del que se declare una incapacidad. Pero… ¿sabemos todo sobre estos tipos de seguros?

Tendremos que tener en cuenta muchos factores personales de los cuales se determinará la prima del seguro y capital asegurado, tal y como si es una persona fumadora, si practica deportes de riesgo, profesión o del número de personas que dependen directamente del asegurado, entre otras muchas. Todos estos factores son determinantes de la cuantía a pagar y de la que vamos a recibir.

Para comprobar todos estos factores nos facilitarán un cuestionario sencillo en el que se realizarán una serie de preguntas estándar que ayudará a la compañía a determinar que tipo de seguro es el que más se ajusta a su situación.

¿A que tipo de seguro debemos acogernos? Dentro del mercado de los seguros debemos diferenciar entre dos categorías:

 

Seguros de vida- riesgo

Seguro de vida entera

Hemos contratado un seguro que tiene un inicio y fin, es decir, hasta que fallece el asegurado. Cuando esto suceda, los beneficiarios recibirán la cuantía que se hubiere acordado previamente y se le descontarán los gastos que hubiera ocasionado.

La cuantía de las primas pueden ser de dos tipos:

    • Prima vitalicia: estaremos aportando al seguro una cantidad determinada hasta el momento del fallecimiento.

 

  • Prima temporal: se trata de aportaciones temporales, pero que nos vana acurbrir hasta que se produzca el fallecimiento.

 

 

Seguro temporal

Es un seguro que se contrata sólo durante un tiempo determinado, donde cabe la opción de renovarse, y el asegurado estará cubierto sólo durante el tiempo contratado. En el caso de que este sufriera algún accidente o se declarara una incapacidad, los beneficiarios recibirán el capital asegurado del mismo durante la vigencia del contrato. Los desembolso que tiene que hacer el asegurado pueden ser de varios tipos, dentro de los cuales podemos ver:

    • Primas crecientes, renovables: cada aportación varía en función de la edad que va alcanzando el asegurado, de acuerdo con su evolución de la tasa de mortalidad.

 

  • Primas niveladas o constantes: en los primeros años de la vigencia pagará una prima superior a la que le correspondería en función de su edad, para después con el paso del tiempo, cuando ésta se encarezca, pague menos.

 

 

  • Primas decrecientes: para los casos en los que tengamos pendientes una hipoteca o préstamo, que es bastante habitual, el beneficiario de la cuantía sería la entidad bancaria.

 

 

Seguros de vida-ahorro

Con esta modalidad de seguro, además de contratar un seguro de vida, vamos a obtener una rentabilidad mientras dure el mismo, estableciéndose un tipo de interés y un plazo durante el cual el dinero esté invertido

Teniendo información sobre todas las modalidades de seguro de vida a la que podemos acogernos, tan sólo tendremos que pedir información para saber cuál es el más apropiado de acuerdo a nuestras características y necesidades, y examinar que los beneficiarios del capital asegurado están bien identificados para evitar futuros problemas.

 

Fuente: Kelisto
Imagen: www.noticias-de-seguros.com